México hacia la manufactura de aeronaves militares

Desde su posición estratégica en Bell, una de las empresas aeronáuticas globales, Lilia Henn se ha puesto como objetivo insertar a México en la cadena de fabricación de aeropartes militares y aprovechar el gran momento de la industria manufacturera nacional para traer más proyectos al país.

Es una de las pocas mujeres con liderazgo en la industria aeroespacial y la única mexicana que ocupa un cargo estratégico en Bell, empresa americana, líder en la fabricación de helicópteros con plantas en Estados Unidos, Canadá y México. Es Lilia Henn, cuyas armas para desarrollarse en esta industria son la pasión por su trabajo, preparación y aprendizaje constante.

Además, sabe a dónde quiere llegar y es firme en sus decisiones: “Es muy importante que la gente se cree un objetivo y se enfoque en ejecutarlo, esa es la base de todo”, dice.

Es licenciada en Contaduría por la Escuela Bancaria y Comercial, pero un día se dio cuenta de que no quería estar haciendo estados financieros, pagando impuestos, y lidiando con inventarios, así que posteriormente estudió una maestría en Administración de Empresas por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y se dedicó a investigar el proceso de fabricación de partes de avión, además de estudiar todos los pormenores del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Aprendió todo lo que tenía que saber de exportaciones e importaciones, y consiguió diversas certificaciones que la llevaron también a aprender y a conocer a fondo las áreas de logística y materiales. Estudió estas disciplinas en Michigan y en Baltimore, en Estados Unidos. La clave de su éxito es: “Educación, educación, educación…todos los días”.

Con plantas de producción en Estados Unidos, Canadá y México para Lilia Henn localizar proveedores competitivos y bajar costos de producción en Bell ha sido una de sus principales metas. Para afrontar el reto, parte de su estrategia es buscar proveeduría en México, incluso, como responsable de hacer todos los contratos militares con el gobierno de Estados Unidos su objetivo es fabricar piezas para este sector en territorio mexicano.

Nosotros estamos regulados en Estados Unidos, pero en México no hay partes militares; sí puede haber y estoy explorando si hubiera una posibilidad de desarrollar proveedores que nos pudieran hacer partes sencillas que el gobierno estadounidense nos permita hacer en México,

afirma.

Por más de cinco años Lilia Henn se dedicó a desarrollar proveedores en el país para la planta de Bell en Chihuahua, en donde en la actualidad se ensamblan completamente las cabinas de los helicópteros.

En un principio tuvieron problemas porque no había muchos ingenieros aeroespaciales en México, y no entendían las especificaciones de este sector, sin embargo, lograron salvar este obstáculo trayendo a sus ingenieros de Estados Unidos para capacitar a las compañías mexicanas, que hoy entregan con alta calidad y a tiempo.

El siguiente paso ahora es comprar todas las partes de las cabinas en territorio mexicano, pero también desarrollar proveedores locales de piezas y partes para helicópteros militares.

Por: Silvia Ortiz

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *